Contacto

Cuando los autores escriben, suelen estar muy solos, únicamente acompañados de su ordenador. Esa es la manera de poder concentrarse y volcar lo que uno tiene dentro. Pero ¿y después?, cuando el libro ya está escrito y publicado… Entonces el escritor sigue sintiéndose solo porque casi nunca conoce la respuesta de sus lectores.

Recibir cada año la liquidación de derechos supone saber cuántos ejemplares has vendido, pero en ningún caso conocer si esos libros han gustado o no.

Por eso, es importante hacer encuentros en colegios y mirar los ojos de los chicos y chicas que descubren en ti al inventor de la historia que han leído.

© Margarita Menéndez
“Rodando, rodando…”

Por eso me ilusiona que todos los que lo deseéis –niños y grandes- me escribáis qué habéis sentido al leerme.

Prometo contestar.


    He leído el aviso legal y acepto la política de privacidad

    Cuando los autores escriben, suelen estar muy solos, únicamente acompañados de su ordenador. Esa es la manera de poder concentrarse y volcar lo que uno tiene dentro. Pero ¿y después?, cuando el libro ya está escrito y publicado… Entonces el escritor sigue sintiéndose solo porque casi nunca conoce la respuesta de sus lectores.

    Recibir cada año la liquidación de derechos supone saber cuántos ejemplares has vendido, pero en ningún caso conocer si esos libros han gustado o no.

    Por eso, es importante hacer encuentros en colegios y mirar los ojos de los chicos y chicas que descubren en ti al inventor de la historia que han leído.

    © Margarita Menéndez
    “Rodando, rodando…”

    Por eso me ilusiona que todos los que lo deseéis –niños y grandes- me escribáis qué habéis sentido al leerme.

    Prometo contestar.


      He leído el aviso legal y acepto la política de privacidad